5 errores que no debe cometer una empresa

Marketing Digital

Sabemos que al principio no todo va a ir sobre ruedas en tu negocio. No es un proceso sencillo y hay muchos errores de los que no te vas a librar por falta de experiencia o simplemente por despiste, pero seguro que la mayoría de ellos tienen fácil solución.

1. No conocer a tu buyer persona, No saber quien es tu cliente ideal

Puedes contar con el mejor producto o servicio, incluso que tu plan de empresa sea muy bueno, pero si no conoces a tu cliente meta o buyer, será muy difícil saber sus necesidades, así como la forma en que te diriges a ellos, el contenido adecuado para atraer su atención y el enfoque correcto de tus estrategias de marketing digital.

Supongamos que deseas lanzar un ecommerce de ropa deportiva para adolescentes, necesitas conocer cómo es tu público, te proporcionamos a continuación alguna información básica:

¿Tu público es principalmente masculino o femenino? ¿A qué rango de edad te enfrentas? ¿Jóvenes de 15 a 18 años? ¿Quizá un público más amplio? ¿Entre los 13 y los 22 años?

¿Qué deportes practican? ¿Qué deportes son los que más siguen en la televisión?

¿Qué redes sociales utilizan? ¿Cuáles son los influencers del momento?

¿Quién toma la decisión de compra? ¿Sus padres o los propios jóvenes? ¿Tienes que centrar tu contenido más en la calidad o en el diseño y últimas tendencias?

Conocer estos datos evitará que tomes estrategias erróneas o que no sean favorables para tu empresa, siendo más efectivo y productivo.

2. No darle importancia al nombre de tu empresa

El nombre de tu empresa o marca es un aspecto trascendental. Muchos emprendedores consideran que no es tan importante, pero te aseguramos de que sí lo es. Este debe trasmitir y comunicar a tus consumidores quien eres, tus valores y la imagen que quieres que tus clientes tengan de ti.

A la hora de elegir un buen nombre, debes tener algunos aspectos en cuenta:

Diferente: Elige un nombre que añada un valor diferencial al resto de tu competencia.

Evita los nombres genéricos: evita utilizar nombres relacionados con productos o servicios.

Breve: Asegúrate de que no sea demasiado largo ni complejo para tus futuros clientes, para que sea fácil de recordar.

Atractivo: ¿Cómo quedará el nombre de tu empresa con tu logo? El nombre debe ser visualmente atractivo para que quede en la mente de tus usuarios.

3. Pensar solo a corto plazo

Cuando lanzas un producto o servicio, piensas que la forma más sencilla de captar clientes y hacer que prefieran nuestro producto es ofrecer precios bajos o promociones agresivas que les llamen la atención.

Claro que esto puede funcionar en costo plazo e incluso generar un flujo de caja positivo los primeros meses de tu negocio, pero cuando desees ofrecer tu producto o servicio al precio real, tus primeros clientes pueden no estar de acuerdo, y será difícil fidelizarlos si no eres capaz de ofrecer una diferenciación que aporte un mayor valor respeto a las otras empresas del sector.

Piensa a dónde te gustaría llegar con tu negocio en 5 años. No te centres solo en crear flujo de caja los primeros meses, estudia bien tu situación para que tu negocio sea sostenible en el tiempo.

4. No tener Página Web y que no sea prioridad

No importa el tipo de empresa que quieras montar. Un bar, cafetería, estudio fotográfico, etc. ¡Necesitas una página web!

Tener una página web hará que tu negocio esté disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Tus clientes podrán consultar lo que necesiten saber de ti en cualquier momento, da igual que sean las diez de la mañana o las tres de la madrugada. Y no solo esto, también te permitirá:

Generar confianza y mostrar credibilidad. Que la gente pueda consultar quién eres, conocer tu equipo o tu forma de trabajar y hacerlo público dará un plus de seguridad a tus clientes. Confiarán más en ti, lo que se traduce en mayor visibilidad y oportunidades de venta.

Tener presencia online. Si vas a crear tu empresa con una sede física, ¿por qué no tener también tu propia sede online? Además genera una buena imagen de la marca.

Expandir tu negocio. Ya te dije que no puedes pensar solo a corto plazo. Una página web te permite crecer y sobrepasar cualquier límite geográfico.

Tu competencia ya está en Internet. Seguro que cuando has buscado en Internet información sobre tus competidores te habrás dado cuenta que la gran mayoría ya tienen su propia página web, ¡tú no te quedes atrás! Y si no la tienen, ¡mucho mejor! Es una buena oportunidad para diferenciarte frente a ellos y ganar terreno en el sector que quieres entrar.

Una página web es indispensable para cualquier tipo de negocio, no lo pienses dos veces.

5. Olvidarse de las redes sociales

¡Nunca! Las redes sociales se han convertido en el canal de atención al cliente preferido para muchos de tus clientes, así que tienes que estar presente. Al igual que una página web, las redes sociales te ayudan a crear presencia online e imagen de marca. Además estarás en contacto directo con tus clientes, lo cual permitirá humanizar tu marca y darte a conocer para llegar a un público mucho más amplio.

Como sabrás, no es necesario que abras una cuenta en cada red social. Si conoces a tu público objetivo sabrás en qué redes sociales pasan más el tiempo. Por ejemplo, si volvemos al ejemplo del principio y vas a dedicarte a vender ropa deportiva para adolescentes sabrás que, aunque Facebook es la más utilizada a nivel global, la Generación Z se decanta más por Instagram, YouTube o Snapchat.

En conclusión

Emprender y montar una empresa no es una decisión que puedes tomar de un día para otro y hay ciertos aspectos que debes cuidar al máximo si quieres que tu negocio no fracase al poco tiempo de empezar.

Marketing Digital