Vender es la actividad más “odiada” de todas. Muchos creen que es muy difícil, que es imposible y que no nacieron para eso o con esas habilidades.

¿Qué pasaría si te digo que es algo que debes hacer si quieres llegar al siguiente nivel? O más bien, ¿qué pasaría si te digo que lo haces todo el tiempo aunque no te des cuenta?

Un muy buen amigo puso su propio despacho de contabilidad y me comentaba que para lo que él era bueno era para los números, impuestos, finanzas.

“A mi háblame del nuevo apartado de la ley del Impuesto sobre la Renta” me decía…. También que él no había no sabía nada de ventas ni quería saber.

“Eso de las ventas es para los que nacieron con esa vocación”, afirmó.

La verdad es que nadie nos enseño a vender, si acaso nuestros padres, y no a todos.

En la escuela no hay una materia que te enseñe a vender.

Si no tuviste padres vendedores, lo más probable es que no tengas idea de cómo vender.

En mi caso, mi papá es un apasionado de las ventas y yo no tanto, bueno, al menos no lo era.

No me gustaba para nada la idea de convencer a alguien.

Y el resultado fue que no vendía nada, entre más pasaba el tiempo más me desilusionaba. Perder venta tras venta era como un circulo vicioso y más me convencía que no era lo mío.

Trataba forzar la venta, de dar siempre más y más con el único objetivo de cerrar al cliente, de ofrecer rebajas pensando eso sería factor para poder vender.

Compré algunos libros y me inscribí a cursos para mejorar mi habilidad para vender, aprendí de “rapport”, de persuasión, seguimiento y muchas técnicas

…y claro que aprendes… pero mis ventas siguieron igual

Decidí buscar otra forma para atraer a los clientes y di con el marketing digital y comencé a aprender los “trucos”, “secretos”.

La verdad es que la mayor parte del material es más de lo mismo y califica para una “buena lectura de baño”.

La mayoría de los marketers repiten la frase: “el contenido es rey”

O te quieren bombardear con las “últimas técnicas del marketing”.

Y sí, pasé por todas estás “técnicas únicas y maravillosas”: Facebook, Redes, Google Ads, Remarketing, SEO, Tráfico pagado, Tráfico orgánico, etc.

Esto no quiere decir que no sirvan o que no las utilizo actualmente.

Claro que funcionan, al igual que las técnicas de venta, rapport, seguimiento, y todo lo que he mencionado.

Pero si alguien me dijera, ten una varita mágica para regresar el tiempo, sin duda empezaría por aprender lo siguiente:

  • Primero que nada, aprendería a cómo hacer una oferta irresistible.

Hará que sea más fácil vender, imagínate que en 1900 todos tenían prisa por llegar a sus trabajos, a sus casas, trasladarse de un lugar a otro y llega alguien que ofrece una carreta grande (camión) en donde todo el pueblo cabe y los puede llevar mucho más rápido de lo que están acostumbrados.

Hasta un maniquí que no habla y mucho menos vende, vendería todos los boletos.

Si tu oferta es poderosa, lo demás como los cursos de ventas, las técnicas de marketing, etc., sólo aumentará su potencial, pero si tu oferta es una basura, ningún “truco mágico” hará que te compren.

  • Aprendería a hacer un “sales pitch”

Es indispensable tener una estructura de conversaciones que intenten persuadir, que este diseñado para iniciar y cerrar una venta y que podamos eliminar objeciones.

Si ya tenemos una gran oferta, el sales pitch te ayudará a presentarla de tal manera que la venta fluya por sí sola.

  • A ser persuasivo

Estudiaría desde los principios básicos de psicología, hasta términos complejos para entender la mente de las personas y entrar en los pensamientos de mis clientes.

Y claro, estudiar a los maestros y gurús del marketing de respuesta directa (Direct Marketing).

Es la rama del marketing que realmente revolucionó todo.

¿Y sabes por qué?

Porque mientras los “publicistas estrellas” creaban “hermosos anuncios” que no generaban ventas, los copywriters y marketers de respuesta directa fueron los que realmente revolucionaron la industria.

Porque medían cada acción: prospectos, clientes, clientes recurrentes, presupuestos, canales de tráfico, etc.

Porque creaban bases de datos de sus clientes (recordar que es más fácil y barato venderle a tu cliente actual que generar uno nuevo), mientras que los otros publicistas se levantaban el cuello hablando sobre su “diseño único y creativa publicidad”.

Porque fueron los que crearon los infomerciales, funnel de ventas, catálogos, “lead magnets”, etc.

Entonces, regresando a lo principal si tuviera esa varita para regresar el tiempo¿por dónde empezaría?

Ah sí, creando una Oferta Irresistible.

  1. Mi amigo que puso su despacho termino entendiendo que sin ventas no hay negocio, que si no te gusta vender pero quieres tener tu negocio debes elegir… o aprendes a vender, o te metes a trabajar a una empresa. (que tampoco tiene nada de malo)
Abrir chat
¿Alguna pregunta?
Mándanos tu mensaje.