Uno de los problemas más grandes que veo con mis clientes es el siguiente:

No saben con certeza quién es su cliente ideal.

De hecho, muchos tienen la idea de querer venderle a todos.

Creen y están seguros que entre más amplio sea su segmento, más van a vender.

Quieren venderle a arquitectos, médicos, emprendedores, pymes, negocios grandes, etc.

Y al final del día terminan frustrados y con un mensaje débil.

Por ejemplo, hace poco hablé con un coach al que le hice la pregunta:

“¿Y quién es tu cliente ideal?”

Y no supo decirme.

Quería venderle a cualquiera que le interesara el desarrollo personal… y también a emprendedores para que desarrollaran su negocio

Quería venderle también a coaches para que se independizaran…. Y también a directores de empresas

Su mente y sus esfuerzos estaban divididos entre varios públicos.

Diferentes públicos con formas de hablar distintas.

Con problemas distintos.

Con deseos distintos.

Y la pregunta del millón fue:

“¿Tienes el equipo para trabajar con todas las audiencias? ¿Gente que te desarrolle contenido para todos ellos? ¿Equipo de ventas para ambos públicos?”

Al final, después de un tiempo, se decidió por un público específico, se dio cuenta que es la mejor forma para acercarte a ellos y poder vender

La realidad es que la gran mayoría de las empresas no tienen ni idea quién es su cliente ideal.

Por mucho que te digan que sí y que así han subsistido a través de los años.

Y cuando no sabes a quién te diriges, no puedes apropiarte de su atención.

Y si no puedes apropiarte de su atención, será muy difícil escalar tu negocio.

Te vuelves uno más del montón.

¿Tú sí sabes a quién te diriges?

Te lo dejo de tarea.

Abrir chat
Contáctanos
Con gusto te escuchamos